Carrito de compras -

  0,00 € (0 artículos)

No tiene artículos en su cesta de la compra.

Subtotal: 0,00 €

columpio madera con cabaña

A todos los niños les encanta tener su propia cabaña de madera, imagina si además tiene columpios... Este columpio de madera les va a encantar. Un columpio, una casita, un tobogán y un arenero, todo en uno. Sube por la escalera para llegar a la casita, desde allí podrás bajar por el tobogán. En la base puedes aprovechar para crear un arenero donde los niños puedan jugar. En el lateral unos columpios dode pasar horas de diversión al aire libre.


Este parque infantil incluye toda la estructura de madera (tanto la cabaña en la torre como los columpios), la rampa de tobogán de color verde, dos asientos individuales, los anclajes para fijarlos en un suelo blando de tierra o césped, los tapones de perno, las manijas y las instrucciones de montaje. Los complementos como la campana, un telescopio y otros más se pueden comprar separadamente. También puedes completarlo con otros asientos para columpios.


Mide 4.05 m (largo) x 4,54 m (ancho) x 2,99 m (alto). La plataforma está a 1.20 m de altura. La rampa del tobogán es de 2,32 m de largo. La rampa del tobogán es de HDPE, muy resistente y adecuado para el exterior. En verano puedes conectar una manguera para que los niños se refresquen y jueguen con el agua.


Un atractivo columpio de madera para niños desarrollado por un equipo de experimentados diseñadores, para asegurar un resultado con construcciones sólidas, con un diseño fresco y atractivo. Tiene el certificado de calidad por TÜV Nord


La madera ha sido seleccionada de los mejores abetos y pinos, ha sido tratada para resistir la radiación solar, siguiendo un método que no es tóxico, libre de arsénco. La mádera es más oscura, lo que la hace más bonita y de mayor calidad y durabilidad.


Está recomendado para niños entre 3 y 12 años.

Cómpralo ahora y recíbelo entre el 27/09/2018 y el 28/09/2018
849,00 €

Los niños a partir de los dos años empiezan a mejorar su psicomotricidad gruesa (caminar, correr, subir y bajar escaleras…).

A los tres años las niñas y niños querrán perfeccionar su coordinación, empiezan a arriesgarse en sus movimientos para conocer cuáles son sus límites, es importante que estén vigilados pero permitirles que experimenten nuevos movimientos, siempre que no se expongan a hacerse mucho daño. Es positivo que el niño en esta experimentación descubra que con determinados movimientos puede caerse.

Hay juguetes como los toboganes, columpios, parques… que permiten a los niños experimentar con los movimientos. No hay que olvidar que para un desarrollo integral del niño, el área motriz tiene mucha importancia. Con estos juegos los niños adquieren una coordinación motora, el conocimiento del esquema corporal, agilidad, equilibrio y fuerza en los músculos.

Olga Jimenez, Piscóloga especialista en educación a través del juego y  juguetes educativos  Olga Jiménez. Psicóloga



También te puede interesar...